CORRECCIÓN POSTURAL:

Los malos hábitos posturales del día a día repetidos durante largos periodos pueden llevarnos a sufrir desequilibrios articulares y acortamientos musculares que se traducen en contracturas, rigidez, tensión y dolor. 

Un plan de tratamiento acorde a cada estilo de vida es fundamental para el bienestar físico y mental.