Con la llegada del buen tiempo, el ejercicio físico se coge con más ganas. Entre otras cosas porque podemos ampliar de forma considerable las posibilidades, ya que es posible practicarlo al aire libre. Deportes como el running, la bicicleta o el fútbol, entre otros, cobran más vida en esta época del año. Cuidar la alimentación después del ejercicio es un punto muy importante para complementar la actividad realizada.

¿Cómo debe ser la alimentación después del ejercicio?

Elegir de forma adecuada qué vamos a comer o a beber antes de practicar ejercicio es algo esencial para poder optimizar el rendimiento. Pero ¿qué pasa después?

La alimentación post-ejercicio no debe descuidarse, ni mucho menos. Muchas veces, fruto de la fatiga, el hambre o el cansancio, tendemos a comer alimentos procesados ricos en grasas saturadas y azúcares. Cometemos el error de pensar que es una buena idea con la excusa de recuperar la energía, pero nada más lejos de la realidad. Lo único que se consigue es tirar por la borda todo el esfuerzo realizado.

Lo principal tras el ejercicio es una buena hidratación, proporcionar al organismo los nutrientes adecuados y que, además, sean de fácil digestión (para que se absorban más rápido). De esta manera, favorecemos la recuperación y la mejora del estado físico.

Debemos consumir una proporción de proteínas y carbohidratos adecuada , evitando los alimentos con alto contenido en azúcares o grasas saturadas. Estos alimentos pueden ser carnes con poca grasa, huevo, queso fresco, pavo, yogures desnatados o pan integral. Las semillas o los frutos secos también son una buena opción, ya que, además de aportar una gran cantidad de grasas mono y poli insaturadas, ayudan a disminuir el colesterol.

Distintos grupos de alimentos

Para concretar un poco más estos alimentos lo mejor es separarlos en grupos.

Frutas: las frutas ideales son las que contienen mucha agua, porque nos ayudarán a hidratar el cuerpo. Estas frutas pueden ser melón, sandía, manzana, kiwis o cítricos. Si son ricas en vitamina C, mejor.

Huevos: su alto contenido en proteínas, vitaminas y minerales ayudará a completar la rutina de ejercicio, siempre y cuando esté preparado de la forma correcta. Pasado por agua, revuelto, escalfado o duro son las opciones más saludables para comerlo. El huevo es algo que, vaya acompañado de ejercicio o no, se puede consumir periódicamente sin problemas.

Frutos secos: comer un puñado de frutos secos es una muy buena idea para recuperar energía, debido a su alto contenido en grasas saludables y proteínas. Además, algunos como las nueces o las almendras ayudan a bajar el colesterol y regulan la presión sanguínea.

Carne blanca: hacer a la plancha pavo o pollo reconstruirá los músculos tras el ejercicio y nos aportará las proteínas de alto valor, con todos los aminoácidos necesarios para la reparación e nuestras fibras musculares.

Hummus: es garbanzo molido, algo especialmente rico en carbohidratos y proteínas, perfecto y buenísimo para consumir después de las actividades físicas. Para las personas que no consumen carne es un sustituto ideal. Acompañado de verduras como el pepino, el pimiento, el apio o la zanahoria resulta un plato completo y sano.

Yogur: debe ser bajo en grasas, en azúcares y desnatado. Para no tomarlo solo (que también es una buena opción) podemos acompañarlo de frutos secos, frutas del bosque o cereales integrales. También de semillas como la chía. El yogur puede ser griego, ya que aporta más proteínas, lo que es algo ideal para los músculos.

Chía y otras semillas: consideradas como un superalimento gracias a sus propiedades y el hecho de ser muy nutritiva, cada vez es una semilla más popular entre los consumidores. Es rica en Omega-3, vitaminas, minerales y fibra.

En definitiva, muchas veces sentimos un hambre atroz después de hacer ejercicio o entrenar, pero la solución reside en dejarnos llevar por lo que más nos apetece, sino por lo que más nos conviene. Para la alimentación después del ejercicio hay muchas opciones ricas y saludables por las que optar.

En Centro Medico mi Salud te asesoramos de la mejor manera para que te recuperes completamente de tu ejercicio diario a través de la alimentación.